Skip to main content

Full text of "A Un Traidor"

See other formats


Ahora se ha olvidado de sus miserias,
de los llantos cobrizos y oxidados
que durante años compartió conmigo;
ahora ya no necesita
que sus penas se cobijen y deslomen en las mías.


Ahora es el turno de la amnesia voluntaria;
de preguntarme por mi vida
sin importarle de qué muero;
menospreciando los epitafios
que resuenan cavernosos en mis párpados
-uno por cada ilusión descabezada-,
y que un día también se desplegaban en sus ojos.




YO era el que limaba las puntas de tus lágrimas
para que no se te clavasen en la cara;
YO era el que cubría los puñales de algodón;
YO te enseñé a ponerle remiendos al otoño
para que la soledad no hiciera tanta herida...


¿Y ahora te atreves a despreciarme?
¿Qué pasa, te dan miedo los espectros?
¿Y qué eras tú, maldito bastardo,
sino un fantasma que ha conseguido remolcar sus carnes?
¿Qué te diferencia, sino un poco más de suerte?
¿En qué te piensas mejor que yo, hijo de puta,
si yo era el único que sacaba brillo a tus despojos?




Pero claro... ahora que el sol se contonea en sus labios,
ya puede dejar la luna en la basura.

Malditos sean tus sueños de plástico.